Seleccionar página

CASA

Nuestro Hogar y las Emociones
Lo emocional juega un rol protagónico cuando vemos un ambiente equilibrado y de buen gusto -la zonificación de espacios, cómo ubicamos el mobiliario, los detalles, el uso de colores, cómo se equilibran y acompañan a la iluminación, el nivel acústico, el juego de sensaciones, hacen al equilibrio. Un estilo determinado nos evoca sentimientos y puede reflejar cierto estado de ánimo o influirlo. Todo va conectado como la lectura de un cuadro, muchas veces aunque cueste vislumbrar el diseño, la ambientación de espacios tiene una incidencia muy grande en el grado emocional y en consecuencia vivencial de quien lo habita. Los espacios pueden ser grandes modificadores de muchas aspectos de nuestra convivencia; pueden aportar un tip importante de felicidad en el día a día mejorando la concentración, creatividad, relajación, optimismo y el deseo de permanencia, descubrir el interior ausente para proyectarse a más.

Nuestro hábitat es el reflejo de nosotros mismos.

Aida Tropeano & Asoc.